domingo, 11 de noviembre de 2012

El Ilusionista: La animación no es siempre para niños

La filmoteca de Albacete me ofreció  la posibilidad de ver "El Ilusionista", una película francesa del 2010, que nada tiene que ver con el otro "ilusionista", el de Edward Norton, y que ha cosechado éxitos allá donde ha ido, siendo una de las más valoradas por la crítica en dicho año, llegando a estar nominada a los Oscars y ganando un premio Cesar, entre otros.

Esperando un cine algo vacío, me encontré un cine abarrotado, pero abarrotado de padres con niños de entre 5 y 10 años, siendo que la película no está dirigida a dicho público. Algún día, muchos padres deberían aprender que no toda película de animación es para niños; se aburrieron y los padres no eran capaces de callarlos. El cine terminó siendo una especie de gallinero entre las voces de los niños, las de los padres y las de la gente que chistaba a los demás.

La película que vemos es un error, surge de un fallo en el telón que nos impide ver otra película, ahí es cuando aparece nuestro protagonista, nos olvidamos del telón y le seguiremos allá donde pueda ir para ganarse la vida. El Ilusionista se ve inmerso en un mundo en el que la tecnología estaba tomando a la gente, eran los años 50 y todo estaba cambiando. Todo lo moderno, televisores, radios, músicas en las que las guitarras eléctricas tenían el protagonismo... todo ello hacía a la gente dejar su creencia en la magia y la ilusión a un lado, el ilusionista ya no era capaz de emocionar a gente absorbida por televisores y el resto de novedades en un mundo que estaba cambiando.


A lo largo de la película, nuestro personaje, alto, sereno y serio se convierte en un homenaje a uno de los actores cómicos más importantes de francia Jacques Tati, que viaja buscando un rincón donde sigan creyendo en la magia de las cosas, así llega a un pequeño pueblo escocés, donde conoce a una niña que le acompañará en el resto de su viaje, dándole fuerza para que siga en su oficio, creyendo que la magia realmente existe, convirtiéndose en ese pequeño resquicio entre una sociedad joven y modernizada, y una anticuada y llena de esperanzas.

Es un filme cargado de emociones, acompañado de una banda sonora delicada y estudiada en cada momento, donde las palabras tienen poco protagonismo, dejan al público hacer su propio entendimiento de la sucesión de imágenes en forma de animación, al igual que invita a sacar esa parte de ilusión presente en la infancia, alejada, en muchas ocasiones, de televisores y nuevas tecnologías, dándonos una lección al ver que, a veces, vivir de falsas esperanzas no es lo más adecuado, no se pueden convertir en algo de por vida.


Nota: 8
Nota en Filmaffinity: 7.3
- Carlos DL -

1 comentario:

  1. Es una muy bella opción. “El Ilusionista” que por cierto me recuerda a una serie de HBO llamada “El Hipnotizador”, es una película que tiene un dibujo muy cuidadoso, de muy alto nivel, la animación es espectacular logrando unos colores majestuosos y unos escenarios geniales; se usó un poco de animación en 3D en ciertas escenas, pero la realización final es ejemplar. La música también tiene una nota alta, recuerda los elaborados trabajos de Tati y sus coreografías. Toda la película vive a través de la música, desde la banda sonora hasta los pequeños sonidos ambientes. Si es un cinéfilo no se puede dejar pasar esta película.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...