lunes, 28 de enero de 2013

Lincoln

Hola, soy Daniel Day-Lewis, dime lo que quieres y yo me encargo del resto. Esa parece ser la carta de presentación de este grandioso actor en cada una de sus películas. No deja de abrirme los ojos en cada interpretación, me quito mi sombre de copa ante él. En cambio, Spielberg no ha conseguido el nivel de otros de sus filmes capaces de entretener de principio a fin, a pesar de sus extensos metrajes.

Un inicio centrado en el campo de batalla, con la mejor vena bélica del director hace creer que este tipos de escenas amenizarán el resto de la película entre despachos y trámites legales, pero no es así. El director de "War Horse" o "Salvar al Soldado Ryan" abandona esa faceta para hacer una costosa labor entorno a la proclamación de la decimotercera enmienda y la figura del presidente estadounidense.

Las escenas a contraluz, su utilización de espejos en espacios interiores, frialdad en los campos de batalla... Spielberg vuelve a demostrar que la cámara es lo suyo y ese tipo de cosas le encantan (aparecen en todas sus películas), pero quizá esta vez intentó gozar demasiado de ella, llevando la película de un intento de solemnidad casi palpable en un principio, a una pesadez extrema como veredicto final. Únicamente algún diálogo de gran carisma o alguna de esas escasas escenas de viveza y mayor movimiento de cámara y personajes logran animar fragmentos, antes de volver a caer en lo monótono.

Si hay algo que destacar, me quedo con Daniel Day-Lewis, Tommy Lee Jones y Sally Field. El protagonista es impecable en cada escena, vuelvo a decirlo, merecido el globo de oro y todos los galardones que le caigan. En cuanto a la pareja de secundarios, para Spielberg debe haber sido un lujo tenerlos, junto al protagonista aportan el carisma bordando sus interpretaciones, completando gracias a ellas a un Lincoln mitificado. Porque esa parece ser la intención de la película, agrandar más, si cabe, la figura del decimosexto presidente de Estados Unidos, alejando la polémica de que la abolición de la esclavitud no era más que una estratagema militar ante la guerra de secesión, obviando en demasiados momentos que Lincoln abrazaba a la raza negra, y no que seguía admitiendo la superioridad blanca, como es palpable en muchos de sus escritos.



Como apunte final; las interpretaciones no logran sacar a flote una película que intenta vanagloriarse entre conversaciones y tratos en privado para la proclamación de la libertad negra y el rechazo de la esclavitud. Spielberg mantiene su buen trato con la cámara, pero no con el público, creando una obra lenta y poco fácil de ver en muchos puntos, siendo una película poco destacable en su filmografía y difícil de recomendar para aquellos que solemos disfrutar sus trabajos.



Nota: 6 
Nota en Filmaffinitty: 6.6




-CarlosDL-

1 comentario:

  1. Un gran personaje, en su faceta política y personal, pero demasiado charleta, en esta versión, un vara, sermoneador, y a ratos incluso un tanto lunático. Y todo en esa manera tan Spielberg, de resaltar emociones de forma descarada a través de la música, de abrazos del 'todosjuntosporfin', tan impositivo en sus sentimientos... Pero un personaje como Lincoln no puede producir una mala película y de estas tampoco Spielberg sabe hacerlas. Un saludo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...