viernes, 29 de marzo de 2013

Pablo Berger y 'Blancanieves'

Como con muchas otras cosas, mi abuelo fue quien me inició en el campo de cine mudo. Los VHS de Charles Chaplin y Buster Keaton acababan ardiendo después de verlos tantas veces, y eso hizo que el cine mudo se convirtiera en una tipo de narrativa cinematográfica que me encanta. Si a eso le sumas que el cine español debe empezar a innovar, a explotar nuevos campos y salir de sus registros habituales, no podía perderme esta película, ganadora además de 10 Premios Goya (aunque el mérito descienda cuando los nominados se reducen a escasos títulos) incluyendo nominación a un paisano, Gavira.

Una adaptación del cuento clásico de los Hermanos Grimm al gusto de la tradición española. Porque otra cosa no se, pero no podemos negar que la película es todo un canto a la tradición española del toreo, la andalucía profunda de principios del siglo XX y las raíces más fuertes de un país de contrastes entre grandes cortijos de adinerados y señoríos, y la mayor miseria de pueblos llenos de inocentes familias analfabetas, dedicadas al campo, donde un simple elemento ilusoria como podían ser los enanitos de esta peculiar Blancanieves podía reunir a todos para intentar paliar la dureza de su día a día.

Es una pequeña joya en el panorama del cine español, y será una película muy recordada, pero las comparaciones son odiosas y no se ha podido evitar compararla con The Artist. Eso no juega a su favor, The Artist basó su éxito en las referencias, a clásicos en la sencillez del cine mudo, con una narrativa básica y atractiva, cuando este decaía por culpa del sonido en las salas de cine, y The Artist si que me pareció grandísima película. Ello puede que halla lastrado bastante la ascensión y el reconocimiento de Blancanieves, aún así es una buena película muda, que no debería compararse tanto con la ganadora de los Oscar del año pasado. Quizá si el cine mudo fuera más utilizado y no abandonado a un pasado glorioso, no hablaríamos de tantas comparaciones.



El film de Pablo Berger es un trabajo de muchísimos años, hecho con ilusión y tesón, y eso se nota en la pantalla. La banda sonora es muy buena, mezcla de flamenco y música tradicional española, mientras que la fotografía se convierte casi en lo más sobresaliente, una técnica buenísima del equipo de la película. No se hace nada larga gracias a lo anterior y a unas interpretaciones bien llevadas tanto de los buenos como de los malos del guión, con un gruñón más manchego que nunca, otro gran papel en la carrera de Emilio Gavira. Enhorabuena moñigón.

  NOTA:7
Nota en Filmaffinity: 7.1


-CarlosDL-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...