martes, 13 de agosto de 2013

Guerra Mundial Z

Les contaré un bonito cuento. Corría el año 1995 y el pequeño artista de circo Tommy decidió crear su propio espectáculo dentro del mundo circense. Invertiría gran parte de sus ahorros comprar una bonita trompeta dorada y con incrustaciones de esmeraldas para crear un nuevo show al que llamaría " El trompetista sobre el tejado de uralita". De él mismo dependería su ascenso al cielo circense o su putrefacción en el subsuelo, ya que ganaría según el éxito de su inversión, pudiendo perder todo. Pero estaba confiado ya que la aparición de su nombre en el cartel y una llamativa puesta en escena centrada únicamente en él llamaría al público gracias a su fama. Todo esto triunfó, aumentó su ego, realizó una espectacular explosión de papeles con la cara de presidentes muertos en su bolsillo y desde ese punto, muchos otros siguieron sus pasos.





Como habéis podido imaginar, Tommy era la faceta más emprendedora de Tom Cruise, su espectáculo se llamó "Misión Imposible" y le forró aún más. Brad Pitt (al igual que otros muchos) tomó nota y, aunque esta no sea su primera película como productor, puede que sea una de las más descaradas. Guerra Mundial Z no pasa de las dos horas y damos gracias. Media hora más de primeros planos de Brad Pitt y podríamos haber salido locos. Suerte que el tío sabe lo que hace y es un gran actor, porque él es la película, y la película está hecha para él. La fórmula ha funcionado, será un éxito y se forrará un poquito más.

A la película no le falta ritmo, quizá incluso le sobre. No hay nada que pueda parar un desenfrenado bluque infinito de situaciones inverosímiles para cualquier ser humano, pero no para Brad Pitt. Él no es un humano cualquiera, con una familia a la que ama y unas responsabilidades que debe cumplir, él es más como un superhumano incansable capaz de sobrevivir a todo lo que le salpique sin despeinarse en ningún momento en esta especie de road-movie por todo el mundo.

Sin demasiadas novedades, empieza a arrastrar películas como '28 días después' hacia su terreno. Algo que se podría haber evitado creando una película más unida al libro, sin salirse de una manera tan atroz como ésta. No he leído el libro, pero informándome al uso he descubierto que no hay zombies dopados y que en él se conocen los hechos a partir de testimonios... Si hubieran sabido explotar particularidades no tendríamos una película más de zombies como es ésta, la cual ha llegado a preocuparme por la pérdida del cine clásico y más realista. No pido que en los planos generales no se use ordenador, pero es ridículo un primer plano de un zombie con el cutis totalmente digitalizado y más liso que la bola de la bruja Lola. ¡Que no os dé miedo usar el maquillaje! No pasa nada por hacerlo y el resultado es más aterrador.

Le sobra acción repetitiva y sosa, así como muchos minutos de Brad Pitt como centro del mundo. Le falta espíritu y fuerza moral que parece arrancar en algunos puntos sin demasiado éxito (como el monólogo sobre la naturaleza del biólogo). Acaba siendo un entretenimiento vacío, con una dirección que agobia en su búsqueda de efectos 3D, un guión rematadamente inocente, pero con una banda sonora electrónica ambiental que me llamó la atención en ciertos momentos. 

Si quieren zombies, les aseguro que hay películas mejores y con un presupuesto menor, si quieren Brad Pitt pueden verle en mejores producciones, y si quieren acción, la pueden encontrar en diferentes dosis por toda la cartelera. Esta superproducción no aporta nada nuevo.


VALORACIÓN: 5
Filmaffinity: 6.4


- Carlos DL -


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...