domingo, 29 de septiembre de 2013

RUSH

La emoción de la fórmula1 en una época en la que pocos eran los locos que se atrevían a pisarla queda fielmente reflejada a través de la rivalidad real de James Hunt y Niki Lauda interpretados de manera magistral por Chris Hemsworth y Daniel Brühl. Ninguno de los dos es novato en esto, quizá no son actores de primera línea (aunque pueden llegar a serlo con poco), ni esta sea las actuaciones de sus vidas -es lo mejor que he visto de Hemsworth-, pero la similitud con la historia real bajo la tutela de Ron Howard es sorprendente. El corazón y el coraje de Hunt contra la milimétrica y calculadora mente de Lauda, una rivalidad como pocas en el deporte que era difícil de llevar a la gran pantalla con un resultado tan satisfactorio.


Si el resultado posee puesta en escena dominante en las salas, gran parte de culpa lo tiene el equipo técnico que la película lleva detrás. No sólo las recreaciones de los coches, las carreras y el mundillo que rodeaba a este espectacular deporte, si no también los aspectos sonoros y de fotografía. El rugido de los motores mezclado con el de las gradas, junto a una buena banda sonora de Hans Zimmer -sabe hacer su trabajo como nadie- crean un resultado atronador y maravilloso que aumenta cuando el poderío visual toma los 16:9 durante dos horas y no se aleja de la imagen. Fascinante el trabajo de todo el equipo, de abajo a arriba aunque nos solamos quedar con el nombre del directo, una vez más es encomiable todo lo que hay por detrás consiguiendo que lo que pueda parecer una película para aficionados a la F1, se convierta en un drama enérgico con alta carga psicológica, entretenido como escasos títulos de los últimos tiempos han conseguido en temas de deporte. Consiguiendo un montaje que nos lleva la rivalidad durante más de 6 años sin decaer la emoción en ningún punto.



Un claro ejemplo de saber cómo se hace cine, de saber hacer llegar una historia que a priori puede no interesar demasiado a muchos, pero que saldrán del cine apasionados por ella. Incluso aquellos que conozcan los hechos se mantendrán pegados al asiento. La clase a la hora de relatar la historia de unas personas que marcaron un deporte y que se fueron perfilando con el paso de los años, igual que se perfilan las carrocerías de una temporada a otra. Resultado ilusionante para todo tipo de públicos, más aún cuando un aficionado de la fórmula 1 puede extraer cada detalle de ella, la documentación y recreación te dejará con los ojos como platos.


VALORACIÓN: 8
Filmaffinity: 7.6



-Carlos DL-



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...