martes, 10 de septiembre de 2013

The Bling Ring

Es acojonante, estoy realmente sorprendido con este trabajo. Tengo una sensación que hacía mucho que no recorría mi cuerpo. Hacía tiempo que una película no conseguía lo que The Bling Ring ha conseguido... Creo que dos días después de verla, aún estoy esperando reaccionar ante algo de lo que cuenta esta película. Al menos, alguna que no sea los continuos bostezos que provocaba, en intervalos regulares de dos minutos, durante hora y media.

No se dónde pretendía llegar Sofia Coppola. No se si su intención era aburrirnos hasta la saciedad o crear una película en la que no pasara nada. En cuyo caso, amiga mía, lo has conseguido. Has conseguido terminar una película en la que nada te sobresalta y nada busca calar en ti de ninguna manera. Has conseguido una película que haría dormirse a la mismísima Paris Hilton a pesar de crear un halo de furor y excelencia alrededor de su persona.

Acaba siendo un continuo intento fallido de buscar la belleza formal que otras películas consiguen con imágenes estáticas o silencios. Una caída en picado hacia el fondo de un vaso de vacío existencial, sin llegar nunca a alcanzar la máxima. Cuando crees que ya no puede ser más simple, más sosa y más absurda, consigue seguir sorprendiéndote. La tontería de una pandilla sin moral alguna, supuesto reflejo de una joven sociedad estadounidense en decadencia, se muestra abiertamente en el conjunto de la cinta, siendo la misma estupidez la que les lleva a entrar en casas de famosos y la que crea el sendero empedrado de la película.



Una fina capa de drogas, fiestas, lujos, caras bonitas y tontería, sobre un pastel de porquería cinematográfica demasiado largo para lo que nos quiere contar. A pesar de ser una historia basada en hechos reales, en ningún momento te provocará escándalo. La tensión se mantiene constante todo el tiempo en una curva logarítmica que se avalanza desbocada contra el cero. Ni siquiera Emma Watson consigue arrancarnos algo de estima respecto a la película. Cuando aparece en pantalla tus ojos se centran en ella, pero únicamente porque el resto son desconocidos y sus actuaciones rozan lo penoso. 

Igual de penoso que el intento de reflexión ética sobre las actuaciones de estos jóvenes y su paralelismo con la sociedad altiva y de consumo en la que estamos sumidos. Lamentable que al final de la película intenten dejarnos en bandeja algo así y no sea capaz de mostrarlo durante el metraje, si es que esa era su intención.


VALORACIÓN: 2
Filmaffinity: 5.6




- Carlos DL-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...