sábado, 5 de octubre de 2013

DISCONNECT

Pocas veces se ha hablado con tanta efectividad sobre un tema que nos afecta de primera mano, pero que nos aterra tanto. Las redes sociales, el libre acceso a la red y cómo esto afecta en nuestras vidas está en la mente de todo el mundo, a todos nos gusta hablar de ello de manera abierta, sin embargo el cine lo ha tratado en ocasiones limitadas y con márgenes. 'Disconnect' salta esos márgenes y toma la delantera a otras producciones tomando ejemplo de 'Black Mirror' en este sentido, la miniserie de Charlie Brooker que nos dejó sin aliento. No obstante sigue sus propias vías sin necesidad de crear una ciencia-ficción que dramatice la situación, capta vida diaria, lo que puede llegar a asustar aún más. Con un estilo de narrativa en el que las vidas de los personajes están en contacto, se relacionan unas con otras - sin conocerse en más de una ocasión - la película nos ofrece una reflexión a cerca de nuestra realidad que ya triunfó en los festivales de Venecia y Toronto fuera de concurso.

 

Son tres los principales caminos que sigue el guión de forma magistral, con historias complementarias que son utilizadas de enlaces ubicados estratégicamente para conformar una película autoconclusa en la que no hay lugar para los cabos sueltos, excepto aquellos que dejará circulando por nuestra sesera. Avanza con una seriedad aplastante -puede que cargante para algunos-, una tensión constante manteniendo unas pautas de actuación de sus personajes (interpretados de manera excelente) y una formalidad fílmica propia de muchos títulos de cine independiente.

Consciente de sí misma y de lo que quiere hacer llegar a los demás -incluso en posibles puntos de flaqueza-, los caminos se confrontan en una red mundial a la que todos tenemos libre acceso para nuestro disfrute, a pesar de no ser conscientes de lo que puede esconder. Los cybercrímenes dan la forma final al guión, pero no es lo único que quiere impregnar en nuestras mentes. La debilidad no es sólo ante los extraños, si no también ante nuestras propias relaciones personales, y cómo cuanto más 'conectados' podemos estar a nuestros seres cercanos, mayor es la 'desconexión' con ellos, al dejar escapar el trato real y escondernos más de una vez en las tecnologías. Gracias a la realidad aportada de manera fiel en este sentido es cómo la película consigue llenarnos de dudas y sobrecogernos como pretendía. 


Henry Alex Rubin nos ofrece un trabajo profesional que disfrutaremos de una manera algo incómoda, pero sensacional. Sin duda alguna, una de las mejores recomendaciones que podría ofrecer de la cosecha de los últimos meses. Me dejó satisfecho en muchísimos aspectos y con la mosca detrás de la oreja en otros cuantos, no todas las películas consiguen esto con temas de actualidad que pocos con capaces de tratar de manera tan cruda y fidedigna. 

VALORACIÓN: 8
Filmaffinity: 6.8


-Carlos DL-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...