viernes, 29 de noviembre de 2013

Los Juegos del Hambre: En Llamas

Cuarto mejor estreno de la historia del cine en EEUU, líder en taquilla en toda España, ediciones de sus libros vendidas como rosquillas -más si cabe en estas navidades-, adolescentes enamoradas de los protagonistas o enganchados a las aventuras que relata, críticos que levantan la lupa ante el entretenimiento fluido y de gran coste, gentes que no pierden el tiempo dudando si deberían ir al cine a ver la segunda parte, y yo, entre ellos. Pero para adentrarme en la sala debía haber visto la primera, lo cual no fue un gran esfuerzo, el día de antes pasó ante mis ojos, y estos quedaron indiferentes, plomizos, decaídos y cansados ante unas aspiraciones de grandeza que no consiguen consolidar una película consistente y se desvanecía como otras muchas sagas ante mi impasible sueño...




Eso desanima, pero quería darle otra oportunidad; Habiendo hallado yo en la sala, mi punto de vista cambió y la saga me pareció llamar mi atención. Mas si cabe, mi curiosidad aumentó con las técnicas que Francis Lawrence usó... Director experimentado en las sombras del mal ('Constantine',2005) y las luces del benévolo amor ('Agua para Elefantes', 2011) crea una atractiva mezcla entre ambas para olvidar el mal trago de la primera película, aquella en la que costaba entender su pretensión y acababa siendo una puesta en escena de sensiblería y bolsillos sin fondo. Llamada al poder colectivo y la fe en la unión así como crítica hacia la pestilencia televisiva en realitys y falsa euforia hacia ídolos de cartonpiedra, comienza a romper marcas a las que su antecesora temía y llevarnos por un senda que querríamos no haber podido imaginar en ningún momento... ¿Su problema? El punto en el que la morriña hacia su hermana pequeña le hace abrazar la petulancia del cine comercial y perder la humanidad y el buen hacer, aunque sin abandonar la aventura. Marca pautas capaces de pasar de un film inteligente y valiente a uno predecible y monótono hasta el punto de comenzar a fijarte en detalles como ¿quién dobla la voz de la hermana pequeña y por qué le caía tan mal como para hacerle eso?; siendo una buena actuación de Jennifer Lawrence y Woody Harrelson, ¿a quién se le ocurrió poner ahí al insípido Josh Hutcherson? o ¿por qué son incapaces de soltar la mano ante algo de sangre y no dar cortes violentos de cámara ante las muertes?

Ha conseguido que espere la tercera parte, pero por la curiosidad que despierta en mí después de sorprender y defraudar en cantidades similares... Falta empezar a correr más riesgos narrativos, no alzar la mano ante algo que pueda descontrolarse, quizá esa pequeño desorden habría incendiado el film y creado las llamas que echamos en falta al final.





-Carlos DL-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...