sábado, 7 de diciembre de 2013

Kick-Ass 2



Al igual que su predecesora, Kick-Ass 2 vuelve a prometer aquello que no podrá cumplir. Desde un intento frustrado de subsanar los errores finales de la primera, pasando por ideas magníficas del cómic que se dejaran caer de refilón, hasta una nueva invención continua de momentos que no tienen lugar.

De ante mano debo decir que hablo desde el punto de vista de alguien que tiene estos cómics de Mark Millar en la estantería porque le parecen una mezcla perfecta de humor, violencia y alusiones frikis de todo tipo. En pocas palabras, los cómics contienen todas las burradas a las que las películas no se atreven a llegar. Pero también he de entender la diferencia entre ambos tipos de entretenimiento. Por ello la primera película no está del todo mal, las línea se separa totalmente de la obra dibujada en el momento en que se olvidan de que Kick-Ass no es más que un pringado, pero funciona como película de humor y acción. En cuanto a la segunda parte... Las risas están ahí, el guión no tanto.




Hit Girl se convierte en el verdadero protagonista de esta secuela gracias a la cantidad de guiños hacia su propio Spin-Off en cómic (ambientado entre la primera y la segunda parte), y esto en parte se agradece cuando el personaje de Kick-Ass intenta enmendar aquello que hizo fracasar el final del guión de la primera parte. Entre alusiones fieles e invenciones propias, la película avanza sin tener muy claro su propio camino, ahorrándose grandes momentos que habrían dado mucho de lo que hablar y convirtiendo alguna que otra escena en un cuadro cómico que nos hace no arrepentirnos del todo por estar viéndola. Así, Jeff Wadlow nos conduce a modo de videojuego, superando niveles cada vez menos claros, hacia un final atropellado, lioso y forzado que no convence ni en su acción ni en referencias a las viñetas, nos hace echarnos las manos a la cabeza y maldecir a aquellos que consideraron prudente cambiar los esquemas básicos del personaje.

Si bien han querido llamar a esta secuela 'Con un par', quizá deberían haber echado una miradita hacia sí mismos a la hora de hacerla, buscando ese par que no demuestran tener al dejar caer de esta manera una saga divertida y entretenida. Las últimas escenas son de risa, pero no en el buen sentido. Perdieron el tiempo con un principio más cargado de sentido que en la primera parte, pero se vieron con el agua al cuello al final, resultando repetitivo y frustrado. Como apunte, por favor, si te ha gustado el personaje, lee el cómic. Si no te ha gustado, lee el cómic igualmente y disfruta de aquello de lo que carecen las películas; osadía.




-Carlos DL-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...