domingo, 2 de marzo de 2014

Promoción Fantasma

Nos guste más o nos guste menos, si algo ha caracterizado siempre al cine español a lo largo de los años, han sido las comedias. Siempre hemos sido un poco canallas a la hora de contar historias y les hemos dado una 'vidilla' especial que en otros países no tienen, siempre hemos aprovechado la mínima para enseñar curvas femeninas y siempre hemos estado acostumbrados a que comedias insípidas sean clásicos de nuestro cine, lo que no quiere decir que no haya muchísimos más cine español. Y si eso se nos da tan bien, no encontraría un motivo para dejar de hacer comedias simples, cariñosas y efectivas como se han hecho siempre. 'Promoción Fantasma' es simplemente eso, una comedia gamberra que explota las posibilidades de unos fantasmas en un instituto. Puede que esté más dirigida a adolescentes, pero el resultado lo pueden disfrutar igual todas las edades gracias a una alta carga de gags típicos y escenas que bien podían haberse convertido en cortometrajes por ellas mismas.


Algo bueno en esta comedia es que es capaz de distinguir sus posibilidades de todo aquello que queda fuera de su alcance. Con ello me refiero a que su propósito no es ningún otro que no sea divertir y hacer pasar un rato agradable. Por ello es de agradecer que dentro de su locura sepa comportarse en su duración, no extienda demasiado su metraje y nos deje descansar en paz antes de que sus fantasmas nos aburran más de la cuenta. Aquel que busque algo diferente o innovador, puede pasar de largo esta película, pero nunca está de más un entretenimiento fresco y más que típico para evadirse totalmente de lo demás. En este caso, no necesitarás darle demasiadas vueltas al coco. Es más, si lo haces, puede que te sea demasiado fácil destripar la película ya que peca de simplona humorísticamente hablando, pero también de buscar el recurso fácil en el amor adolescente.


  
Por otro lado, en general, el casting cumple. Raúl Arévalo es un tío comprometido con todo lo que hace y siempre es efectivo, sus compañeros de protagonismo fantasmagórico mantienen sus actuaciones al mismo nivel para no destacar (un nivel más bien plano), mientras que el mejor detonante y lo que aporta una guinda fuera de lo habitual se presenta con los chanantes de la película. Carlos Areces y Joaquín Reyes aportan el humor entre líneas para darle un poco de salsa al asunto. Entre fantasmas, adolescentes, mediums y psicólogos pasamos un rato entretenido con un filme que se deja ver sin ninguna dificultad. Todo es de esperar, nada sorprende, pero pasas el rato. Siempre se necesitan películas de este estilo y si no caen por su propio peso, consiguiendo mantenerse sin aburrir -como ocurre con esta-, mejor que mejor.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...