sábado, 24 de mayo de 2014

The Double

Curioso acontecimiento el vivido en 2013 y curioso que haya decidido ver ambas películas tan seguidas. El tema que tratan no es para menos, es capaz de hacer despertar un pequeño pensador dentro de nosotros y plantear dudas sobre nosotros mismos o el concepto de identidad. Denis Villeneuve decidió adaptar los personajes de la novela 'El Hombre Duplicado' de Saramago creando 'Enemy' (leer reseña AQUÍ), a la vez que el británico Richard Ayoade se atrevía con las palabras de Dostoievski y su 'El Doble', siendo ambas novelas una investigación sobre la dualidad humana y el sentido de la identidad propia. Las películas, a pesar de compartir temas similares, toman sus propios caminos, consiguiendo que ambas puedan ser disfrutadas en aspectos muy diferentes. Aunque carente de la fuerza visual que posee 'Enemy', 'The Double' consigue momentos con más tirada cómica que nos hacen más ligera la carga psicológica de la película que jugará constantemente con la personalidad de sus personajes y con el propio espectador.


La perspectiva se convierte en la base de la realización de los personajes cuando Simon se ve sorprendido por alguien que es exactamente igual que él. En una sociedad manipuladora y prácticamente automatizada, sin cabida para la elección personal o las ideas fuera de los márgenes, con una madre que no es capaz de reconocerle y mujer de ensueño que nunca se ha percatado de su existencia, Simon no es más que una hormiga más en la cadena de producción, alienado por su soledad y su falta de carácter, hasta que se ve asaltado por alguien que posee todo aquello que nunca habría podido imaginar. Sus deseos inherentes y sus carencias aparecen reflejadas en el "doble", quien se adentrará en su entorno más cercano, llegando a trastocar su vida y su propia expresión hacia el mundo al ver que otro usurpa su lugar gracias a hacer todo aquello que él nunca sería capaz por convicción propia, gracias a romper barreras que no habría atrevido a mirar o a dirigir la palabras a aquellos a los que él miraba de reojo. 


Esta lucha interna entre la personalidad y la revelación nos llevará a un punto álgido en el que la cinta comienza a recrearse para explotar su potencial. Aunque con una dirección poco arriesgada, pero con estilo, y un protagonista que no cuenta más de dos muecas para diferenciar a sus dos personajes, la película consigue crear un diálogo interno inteligente y oscuro, para adentrarnos en la asfixia existencial de su protagonista con un humor negro palpable, acompañado por un sonido que logra mantener expectante a aquellos que se atrevan con ella. A pesar de que el comienzo se haga algo cuesta arriba, termina siendo una buena recomendación para aquellos que busquen algo diferente donde últimamente sólo aparecen historias planas con vistas al bombazo en taquilla. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...