lunes, 23 de junio de 2014

X-Men: Días de Futuro Pasado

El cine de superhéroes siempre ha estado presente y, en parte, de moda. Desde el primer Superman de George Reeves hasta el actual de Henry Cavill han pasado décadas de innovación con miras al entretenimiento, con puntos estelares como las 3 películas de Christopher Reeve, más interesantes por el amable recuerdo que nos dejan que por aquello que puedan aportar. Pero quizá no ha sido hasta ahora cuando Superman ha aprendido que los calzoncillos deben llevarse por debajo de los pantalones. Lo mismo ha ocurrido con el cine de superhéroes en general.

La entrada en el nuevo siglo consiguió un rearme de las fuerzas hollywoodienses para adentrar de una manera mejorada al cómic en el cine. Con Bryan Singer a la cabeza nos adentramos en terrenos pantanosos en los que alguna veces se salía victorioso (X-Men, Blade, Hellboy, Spiderman...) y otras deseabas que todo esto terminase (Hulk, Catwoman, Daredevil...). Aunque con sus altibajos, poco a poco vimos cómo un nuevo género explotaba más fuerte que nunca y se creaban sagas de entretenimiento son efectos visuales sin límites, culpables muchas veces de limitar el resto del film... Entre secuelas, precuelas y spin-offs, llegamos a 2008 y Christopher Nolan aparece con la segunda parte de su magnífico Caballero Oscuro para revolucionar la narrativa cinematográfica en este género. Aún no alcanzamos a imaginar lo que el cine de acción y basado en cómics le debe a esa película, pero creó un punto de inflexión a la hora de proporcionar entretenimiento con un valor añadido.


Así llegamos al 2014, donde el "Efecto Nolan" a la hora de buscar nuevas metas continúa, aunque no siempre el resultado sea el adecuado, confundiendo muchas veces calidad de guión con la extensión del film de una manera inútil (IronMan 3, Lobezno Inmortal...). Aunque en ocasiones se ha llegado a un equilibrio entre guión y entretenimiento capaz de crear obras que superen a sus hermanas mayores, como es el caso de 'X-Men: Primera Generación', capaz de explotar un guión durante más de dos horas sin bajar calidad en apenas un instante, sirviendo de antesala para la película de la cual hemos venido a hablar y aún no he soltado ni palabra.


Antes de ir al grano, quería plantear un poco de dónde pueden venir las alabanzas y los peros de esta cinta, y es que salta a la vista que 'Días del Futuro Pasado' es un entretenimiento eléctrico, veloz y divertido, con escenas memorables y personajes que, aunque su papel no vaya más allá de 10 minutos, aportan todo lo que deberían y son explotados en tomas frenéticas que sirven tanto para un inicio que nos adentra en la película, como para mantener un nivel de atención en todo la proyección. Bryan Singer vuelve a la saga de los X-Men que él mismo empezó y lo hace para demostrar que este cine ha aprendido con los años. Su dirección, lejos de ser un caos, controla a los personajes, sus poderes y sus acciones, aunque en más de un punto no tenga miedo a dar rienda suelta a las extravagancias que circulan por su mente.


A su vez, las interpretaciones acompañan un adecuado resultado, siguiendo la mecánica que plantea un guión creativo por aquello de los viajes en el tiempo, pero poco arriesgado y más bien simplón en ese mismo sentido. De las muchas posibles soluciones a las paradojas temporales, escogen aquella que no repercuta a la acción futura hasta el momento en el que se cumpla o no su cometido. Su juego entre futuro y pasado podría haber creado algún quebradero de cabeza más que interesante, pero las soluciones aportadas dan una forma argumental que sienta las bases para un nuevo universo marvel que explotar en taquilla.



Como ven, la película se deja disfrutar a las mil maravillas, consiguiendo que en dos horas sólo te preocupes de ella y de que las palomitas te lleguen al menos hasta la última media hora. Esto no supone una maravilla en el cine de superhéroes, esto es lo mínimo que deberíamos pedirle a un cine que invade las carteleras con al menos 4 o más estrenos al año... Es mejor que lo que se tiene alrededor, por ello se entiende que destaque, pero aún hay camino por recorrer. Algo bueno, e incluso nuevo dentro de las últimas películas del género, es su escasa necesidad de continuar el "Efecto Nolan" y sus ganas de deleitarse con humor y acción a partes iguales. Continúa manteniendo el listón que dejó la primera y nos deja expectantes de más entretenimiento palomitero, esperemos que esta fórmula se mantenga en futuras entregas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...