sábado, 5 de julio de 2014

Mil Maneras de Morder el Polvo

Temblad; Seth MacFarlane se ha convertido en pocos años en uno de los posibles referentes del humor en Estados Unidos.  Conocido por ser el creador de 'Padre de Familia' -y los horrorosos spin-off que surgieron de ella-, ha visto cómo el mundo de Hollywood le abría sus puertas haciéndole presentador de los Oscar hace un par de años y ayudándole a crear dos de las películas más absurdas e inútiles que he visto en mucho tiempo. Todos nos hemos reído (y aún nos reímos) con algún pedo en una película, o algún chiste absurdo, o si alguien dibuja un pene, no nos vamos a engañar. Pero cuando el principal reclamo de una película es un oso cuya única virtud es la grosería absoluta, no creo que eso merezca la pena, no creo que Ted tuviera demasiado sentido. Utilizando el mismo modus operandi, 'Mil Maneras de Morder el Polvo' vuelve a buscarnos las cosquillas con los mismos chistes verdes y guarradas, siendo -de nuevo- un insulto para el público que exija un mínimo, más que otra cosa.



Es cierto, no obstante, que la ambientación ha sido cuidada. Es decir, había un buen presupuesto que no han gastado únicamente en los actores principales. Los créditos calcan a grandes clásicos y hacen esperar una buena parodia al estilo 'Sillas de Montar Calientes', nivel al que nunca llegará. Algunos planos generales recuerdan a títulos del western, además utilizan las situaciones de los personajes como referencia a dicho estilo y los roles que juegan cada uno están bien perfilados para recrear un estilo tan explotado hace años, pero todo eso no lleva a ningún sitio. En realidad, sabemos que no puedes esperar nada de ella más que algún golpe de humor, pero muchos no encontrarán ni eso. MacFarlane prefiere hacer gala de sus contactos y cargar la película de cameos, antes que crear una comedia algo más trabajada o con un humor más nítido y no tan ridículo. Si al menos utilizara un humor absurdo al estilo Monty Python, podríamos reconocer algo en ella.



Por otro lado, no llego a entender la decisión de convertirse en el protagonista de su propia película, ¿acaso cree de verdad que puede actuar bien?. Después de esto, espero que más de uno ponga en su sitio a MacFarlane y le explique que si quiere hacer un cameo no está mal, pero que lo de actuar no es lo suyo... Daña a la vista verle al lado de Amanda Seyfried, Charlize Theron o Liam Neeson, quienes, por su parte, cumplen en papeles ineptos y que se desarrollan sin sentido alguno. A todo esto, Neil Patrick Harris hace de Barney Stinson con un bigote muy chulo.



Después de leer esto más de uno creerá que mi sentido del humor puede estar dañado, yo sólo espero que no sea así. Me habría gustado estar llorando de la risa durante dos (largas, muy largas) horas, en vez de estar luchando contra esa oveja que me decía que era mejor dormir un rato. Como dice el refrán inglés; "Fool me once, shame on you. Fool me twice, shame on me". Pues eso, "shame on me" por darte otra oportunidad MacFarlane, lo mejor que has hecho hasta ahora ha sido producir COSMOS, te lo aseguro.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...