sábado, 12 de julio de 2014

[Serie] - True Detective

True Detective de ha convertido el mayor fenómeno televisivo del año y uno de los mayores de la década, si me permiten decirlo. Nic Pizzolatto ha conseguido crear un elemento de culto antes de terminar la emisión de los magníficos ocho capítulos, ha enganchado a millones de personas y cosechado críticas y valoraciones al nivel de 'The Wire' o 'Los Soprano', sin tener nada que envidiarles. Pero del mismo éxito que ha conseguido la serie, surge una pregunta bastante inquietante; ¿de dónde ha salido esta fama? Es decir, ¿por qué True Detective alcanzado tal repercusión en el mundo entero?


Empezando por el mismísimo título, ya podemos esperar algo macabro o con una carga intensa de realismo aferrado a las entrañas de los personajes. El término 'True Detective' llega, en cierto modo, de algunas revistas americanas de los años 20 que trataban de investigar crímenes reales y oscuros, basando sus investigaciones en temas de asesinatos espinosos, muchas veces sin resolver. Así mismo, la serie se centra en la investigación de la muerte de una prostituta torturada y coronada con unas astas de ciervo, creando la primera sorpresa que nos mantendrá pegados al asiento. Así se forja la relación de Rust Cohle y Martin Hart, relación que tras este evento llega a trasgredir límites impensables hasta el punto en el que la realidad busca flirtear con la fantasía, creando una sensación de danza tétrica con la muerte y la insana locura.

Si bien la música de los créditos ya consigue levantar nuestras sospechas gracias a Far From Any Road de The Handsome Family -canción que trata la muerte y la degradación del cuerpo, así como su fusión con lo natural-, esto no es más que un ligero atisbo de lo que aún está por llegar. T Bone Burnett se encarga de seleccionar una música inspiradora y casi psicodélica para momentos claves de la serie, convirtiéndose en uno de sus principales ingredientes para ascender sus reflexiones a un nuevo -y aún más enrevesado- nivel que no tarda demasiado en llegar.

Aunque todo lo anterior, a decir verdad, no se convierte en más que ligeros destellos de calidad cuando los protagonistas aportan todo lo necesario para que la serie se sustente por sí misma a cada instante. Con una voz propia, el drama se levanta desde el cine negro de investigación, ambientado en los parajes más sórdidos de Louisiana, hasta la especulación de sus protagonistas sobre la propia existencia del ser humano. Con una potencia visual sin igual, nos adentramos en prostíbulos, pantanos y guetos, acompañando a Rust y Martin, interpretados por Matthew McConaughey y Woody Harrelson de manera sorprendente. En especial, es maravilloso ver cómo McConaughey ha sabido reflotar su carrera, convirtiéndose éste en uno de sus papeles claves, metiéndose en los huesos de Rust, un nihilista convencido de que la propia creación del hombre está podrida desde las raíces, objeción que deja algunas de las mejores reflexiones que hayamos visto en la televisión, creando escenas que buscan activar nuestra razón y más de un cálido debate con Martin, quien representa en cierto modo su antítesis, al ser hombre de familia que cree no sólo en Dios, si no en la humanidad y en la justicia impartida por la razón de nuestra especie.


Sin duda alguna, es la mejor recomendación que se puede dar en este 2014. Con una dirección milimetrada que se olvida de la suerte y busca la perfección, Cary Fukunaga y Nic Pizzolatto sustentan ahora un culto merecido que quizá tuviera su punto álgido en el maravilloso plano secuencia de 6 minutos en el cuarto capítulos. Una pasada. Muestran así una deliberada propuesta misteriosa cuya creación narrativa entremezcla pasado y presente con una calidad visual y argumental extraordinaria, unas interpretaciones portentosas y unas líneas de diálogo que consiguen enganchar como pocas otras. Nos asombra a pesar de ser conocedores de su predisposición pretenciosa que no deja un respiro, aun siendo una investigación calmada -y extensa- que hará a más de uno tirarse de los pelos. Hay que tomársela con paciencia, pero tu esfuerzo será recompensado cuando acabes de ver una serie como ésta, una serie en la que lo natural y lo fantástico juegan al despiste entre planteamientos metafísicos nacidos de la psicodelia narcótica de dos protagonistas sin igual, a los que echaremos de menos en las siguientes temporadas donde esperamos que el significado de 'True Detective' no se altere y permanezca fiel.











Y de regalo, el tema principal de la serie:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...