viernes, 15 de agosto de 2014

Bajo la Misma Estrella

 
Ya conocemos de sobra lo que es capaz de hacer una adaptación a la gran pantalla de alguno de los best-sellers adolescentes de la última década. Así se presenta 'Bajo la misma estrella', basada en la novela homónima de John Green que, con apenas dos años desde su publicación, ha conseguido hacer las delicias de una nueva generación crepuscular y pegar ahora un bombazo en taquilla. Pero, ¿cuál es la diferencia entre esta película y otra romántica al uso? La palabra mágica es cáncer... No cuenta nada que no hayamos visto antes; ni si quiera trabajan lo necesario el encuentro y el desarrollo de la amistad entre los personajes -rozando el ridículo durante buena parte del comienzo-, pero dada la situación de los protagonistas, su ilusión y sus amables bromas deberán calarnos hondo y rebajar las tensiones que en su realidad afloran, creando un pretencioso marco endeble y superficial que sólo busca un espectáculo lacrimógeno en las butacas.


Los personajes manipulan un contenido sensiblero aunque inteligente a la hora de meter el dedo en la empatía del espectador maniatado por los chistes y la alegría, a la vez que por sus dramáticas vidas. Shailene Woodley (Hazel) convence en su papel y une este título a 'Divergente' para lanzar su carrera, lástima que Ansel Elgort (Gus) busque tanto reblandecer la patata mientras fuerza gags cómicos que desentonan para llamar la atención en lo que, en realidad, es una película sencilla y escueta, en gran parte por una dirección llana, sin matices. Los giros del guión se divisan desde lejos y únicamente se agradece la presencia de Willem Dafoe para aportar seriedad a este irritante taquillazo adolescente.



Si bien me reí en más de un punto de la película, no siempre ocurría en momentos en los que se pretendía un gancho para ganarse caras con sonrisas y ojos achinados por la belleza. Su aspecto final resulta maniqueista y puramente comercial, alejado de la dureza de una enfermedad como la que trata y alejado de aquello que pueda pretender al mostrarla de una manera más amable o cercana. En su intento por ganar nuestra empatía y simpatía parece no darse cuenta que nuestro posible rechazo surge del sentido común.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...