jueves, 30 de octubre de 2014

Coherence

'Coherence' llega a las pantallas de nuestro país un año después de cosechar críticas maravillosas por todos los festivales por los que ha pasaba (además de ser galardonada a Mejor Guión en Sitgues 2013) y despertar la curiosidad de buena parte de la comunidad internauta que disfruta de la ciencia ficción de andar por casa, de presupuesto mínimo y eficacia máxima, creada en base a un potente guión y con escasos efectos digitales, aspectos en los cuales obras como 'Primer' y 'Man From Earth' se llevan la palma -bajo mi humilde opinión-. En esta ocasión las similitudes nos acercan más a 'Primer' al convertirse la película en un puzzle mental en el que el espectador es el encargado de ensamblar las piezas aunque, por suerte para él, no tendrá tantas dificultades en entender los aspectos de la misma y no necesitará varios visionados para asentar ideas. A su vez, también tendremos presente a 'Man From Earth' cuando analicemos las largas conversaciones que hacen avanzar la trama, conviertiéndose éstas en el principal entretenimiento que ofrece la cinta.


ADVERTENCIA: Puede que te interese ver la película antes de continuar leyendo, ya que contiene una explicación de buena parte de su argumento, aunque no su desenlace. (Sorprenderá más si se ve la película sin conocer estos detalles)

El script de la película basa su funcionalidad en la explicación teórica de la física cuántica que Schrödinger aportó a mediados del siglo pasado. Esta explicación sigue presentando diversas interpretaciones hoy en día ya que podría determinar grandes problemas del universo, pero queda ejemplificada por la famosa paradoja del "Gato de Schröringer", por el cual un gato dentro de una caja con gas letal se encuentra a la vez vivo y muerto, pero no podremos tener la certeza de su estado hasta que no abramos la caja. Es decir, de nuestra elección surge una realidad (el gato está vivo) u otra (el gato ha muerto), por lo que hasta que no tomemos una decisión, podemos decir que existen dos realidades paralelas o, lo que es lo mismo, que el gato está vivo y muerto al mismo tiempo. Lo mismo ocurre con un observador externo a nosotros, que verá en nuestra persona dos posibilidades; abrir, o no, la caja. Así se forma una ramificación temporal de continuas decisiones en las que podemos llamar a nuestro estado actal como el colapso de todas en una sola realidad. La teoría explica que en ese camino se crean muchos "mundos paralelos" incapaces de interactuar entre ellos. Pero, ¿y si pudieran interactuar?


En la película, unos antiguos amigos se reunen para cenar la misma noche que un extraño cometa surca el firmamento y ciertos eventos realmente inusuales comienzan a ocurrir... ¿Es capaz un cometa de alterar la realidad y formar un puente temporal entre las realidades posibles? ¿Quién representa la realidad de todo esto? Las propias personalidades empiezan a desmoronarse y los lazos de amistad son cuestionados en este rompecabezas de realidades y multiversos entremezclados, en el que James Ward Byrkit ejerce su propósito de jugar al despiste y crear confusión, a la vez que tender la mano para lograr captar lo que ocurre con un  duro trabajo de realidad y ficción, de explicación y método, que resulta sorprendente para ser la primera vez que se pone tras las cámaras. Muy a nuestro pesar, este último detalle -su excasa experiencia- termina pasando factura en el momento en que la película comienza a ahogarse en su propio nudo de líneas temporales paralelas.

Como creación formal presenta una factura inteligente que supone un reto para su visionado, una diversión para frikis de la ciencia-ficción y aquellos que disfruten de paradojas o teoremas de la física que, sin meterse en muchos detalles, puedan entenderse como conceptos abstractos la mayoría de las veces. El inconveniente es que en más de un punto resulta igual de cargante que estimulante, creando altibajos producto de la indecisión de guión y dirección, que pueden dejar a más de uno en el camino y desmontar lo que, en general, se convertiría en una valoración más que positiva de algo tan interesante, de una película en la que la ciencia-ficción es pura y realmente gratificante.



UN PEQUEÑO REGALITO....
La película me recordó un montón a un corto de Nacho Vigalondo; 'Cambiar el Mundo' está protagonizado por Carlos Areces y basa su idea final de compromiso con el medio ambiente en un diálogo entre las diferentes realidades surgidas de las decisiones tomadas por su protagonista... Los multiversos a disposición de un corto rodado con un móvil. Una genialidad, en mi opinión...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...