miércoles, 5 de noviembre de 2014

Boyhood

- So, what's the point?   
- Of what?
- I don't know, any of this. Everything
- Everything? What's the point? I mean, I sure as shit don’t know. Neither does anybody else, okay? We’re all just winging it, you know? The good news is you're feeling stuff. And you've got to hold on to that...

Creo que hay poco más que decir, ya que eso es precisamente lo que dicta la película; ¿de qué trata todo esto?... ¿acaso alguien lo sabe? ¿acaso alguien tiene la respuesta? ¿acaso a alguien le importa saberlo con certeza? Celine and Jessie ya nos habían hecho reflexionar sobre el paso del tiempo y el significado de grandes aspectos en nuestras vidas durante tres películas en la serie "Before...", pero Richard Linklater tenía preparado un paso más allá, una mirada más extensa y penetrante a la vida, desde un punto de vista panorámico a lo largo de 12 años en los que Mason crece en todos los sentidos y nosotros sólo tenemos que disponernos a ver lo maravillosa que es la vida en cada una de sus imperfecciones.

La película es maravillosa y presenta una creatividad que sólo unos pocos ejercicios cinematográficos anteriores habían logrado, pero nunca antes a este nivel. En este sentido, puede ser visto como un paradigma del cine sin precedentes o simplemente como una visión de nosotros mismos como nunca habíamos disfrutado. Es sorprendente cómo es capaz de radiar un onírico sentimiento complaciente en el lodo de la normalidad familiar, cómo consigue hacernos sentir como en casa, hacernos tomar parte de una vida sin necesidad de mostrarla en profundidad, pero sí determinando la fugacidad de la misma. Habrá quien la considere aburrida, pero, ¿la vida de quién no lo es en muchos aspectos? La naturalidad y frescura con la que muestra la mutación y adaptación continua nos engancha cada vez más; personajes esenciales en un punto de la misma desaparecen sin dejar rastro al minuto siguiente, lo cual, lejos de causarnos estupor, nos hace creer aún más lo que vemos al recordar lo que es sentir eso en las propias carnes.


Con un guión cotidiano, aunque monumental y brillante, Linklater no sólo establece una mínima conexión entre la infancia y la madurez de un chaval, también nos muestra la importancia de las figuras familiares en el paso de tiempo. Porque, a pesar de que los personajes cambien, todos sabemos los que siempre están ahí con el paso del tiempo. Resulta extraordinaria, sin más. Igual de extraordinario que resulta a la vez su homenaje a la cultura pop (contemporánea en cada momento de la grabación), así como su visión de la evolución política, la tecnología y la interconexión social en los últimos años. Esto la conforma a su vez como una película cargada de vida y de lo que ya es historia; la primera década del siglo XXI. Si no lo crees, corre a buscar el repertorio que nutre una de las bandas sonoras más divertidas que han pasado por el cine en mucho tiempo.


Su trascurso no resulta monótono en ningún momento, ni se hace cargante a pesar de superar las dos horas y media, pero si es verdad que para ello necesitamos saber una cosa; su visionado implica no tener prisa alguna, relajarse y dejarse llevar en todo momento. En este punto ayudan mucho dos actores bien curtidos; Ethan Hawke repite en un proyecto de estas magnitudes y Patricia Arquette se deja ver en un estado de forma tremendo a pesar del paso de los años. El trayecto de la película y sus personajes representa la vida en sí misma, parece que no avanza cuando en realidad está volando. Es la épica del día a día, la brutalidad de un sentimiento aislado en un día oscuro o en una de las semanas más lúcidas de tu vida. Todo envuelve este collage de momentos que parecen carecer de importancia mientras aportan cosas a un conjunto sin igual, la historia personal. Minúsculas partes que formarán un todo grandioso. Como dicen en uno de los grandes clásicos del cine; Qué bello es vivir. A lo que me permito el lujo de añadir: ¡Qué bello es lo que has conseguido, amigo Richard!

Esto es Cine en estado puro, Vida en su estilo más salvaje. ¿O quizá sea al revés?





1 comentario:

  1. Me encantó la trilogía "Before", tengo muchas ganas de ver esta, pinta genial y me parece toda una innovación.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...