domingo, 4 de enero de 2015

El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos

Película en clave de adiós en la que encontramos la magia del libro, la ilusión de un viaje de más de una década y el carácter de todos los fans que no imaginábamos un retorno a La Tierra Media hasta que se nos ha vuelto a escapar de las manos. "The Last Goodbye", interpretada por Pippin -o Billy Boyd, mejor dicho-, nos adelantó semanas antes del estreno que lo que estábamos por ver sería algo más que una película cualquiera para muchos, 'La Batalla de los Cinco Ejércitos' es el último regreso a la fantasía de Tolkien, el último tramo de esta maravillosa travesía en la que nos embarcamos con Peter Jackson y compañía, una despedida épica, divertida y de alta calidad aventurera aunque nostálgica y triste, que se lanza a la pantalla con la máxima potencia posible junto al fuego de la leyenda Smaug, esa maravilla sobrenatural creada digitalmente que nos hace temblar en unos asientos de los que no nos despegaremos en toda la película entre fuego, batallas, coraje y amistad.

Después de haberme sentado en los cines dos veces en cada entrega de esta nueva trilogía (como ya había hecho con la trilogía original), estoy de acuerdo con muchos de los que dicen que puede ser la entrega más débil, pero en ningún momento dejé que esto me hiciera mirar a otro lado y no disfrutar del final de la aventura. Peter Jackson vuelve a sacar la vena aventurera en la creación final de su epopeya, sus héroes han evolucionado y creado situaciones maravillosas, dejándonos escenas bellas y amables, junto a otras brutales y más rudas. Algo muy a tener en cuenta es que mantiene fiel su idea de cambiar el sentido -y el sentimiento- de las películas respecto a la trilogía original, al igual que ocurre en las novelas; nos encontramos unos enanos valientes y fuertes, pero con un corazón que nos les cabe en el pecho, Bilbo sigue igual de indeciso, alegre y asustadizo, Gandalf mantiene su toque amable cuando es necesario y todos dan a la compañía ese aire "infantil" o más refinado que muchos critican, pero a muchos otros nos encanta.


La aventura se culmina en más de una hora de batalla en la que los ejércitos muestran todas sus fuerzas, mientras su director sigue haciendo alarde de su maestría en los movimientos a pie de guerra. Quizá siga echándose de menos la ambientación de decorados y maquillaje de niveles espectaculares, como encontrábamos en las obras anteriores, pero el CGI y la creación digital es aún puntera en todos los aspectos; ejércitos, criaturas, decorados, destrucción y fuego llegan a la pantalla en 3D-HFR para dejarnos sin pestañear durante dos horas y media, mientras Howard Shore se encarga, una vez más, de mezclar delicadeza, pasión y fuerza en una banda sonora que nunca dejará de ser una delicia.

Las últimas páginas de la memoria de Bilbo Bolsón son interpretadas por Martin Freeman como si fuera su segunda piel. El actor sigue haciendo alarde de su versatilidad sintiéndose realmente cómodo en un espectáculo como este, en el que se encuentra rodeado de personajes igual de importantes que él para la historia. Thorin y Bardo son los otros héroes consagrados que serán recordados gracias, además de a las líneas originales, a los contenidos añadidos para darme más originalidad y contexto a la historia. Esto sigue siendo la semilla de un gran debate, pero somos muchos los que creemos que la mayoría del contenido añadido encaja perfectamente y sirve como un gran nexo entre las porciones de la historia que el libro no llega a alcanzar en su escasa extensión, además de ser una gran fuente de entretenimiento de alta tensión.




'Partida y Regreso' llamaba Bilbo Bolsón a esta historia en "La Comunidad del Anillo", así se llamaba la película hasta hace meses y, al final, así ha sido. Este es el fin de un viaje épico y alucinante en el que hemos vuelto a disfrutar como enanos de aquello que hace 13 años nos dejó sin palabras. El aspecto se ha renovado, los contenidos han sido creados con otras ambiciones y el resultado no presenta la perfección de "El Señor de los Anillos", pero cuando algo te hace disfrutar tanto eres capaz de permitirle ciertas concesiones para no dejar pasar unas películas de esta magnitud. Hay películas con las que simplemente debes relajarte y dejarte llevar a otras tierras, disfrutar del paisaje, abrir los ojos y estar listo para correr grandes aventuras... Con esta entrega se cierra la trilogía de "El Hobbit", pero también se termina un evento cinematográfico como pocos han ocurrido en la historia. Gracias a todos los que han formado parte de este proyecto y a todos los que hemos disfrutado con él, y nunca dejaremos de hacerlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...